Este Estudiante Lloró En Su Graduación Porque A Sus Padres No Aparecieron




La vida en la universidad es difícil. Hay demasiada presión para que a los jóvenes les vaya bien en sus estudios, dado que la sociedad nos dice que debemos obtener buenas calificaciones para encontrar grandes empleos. Si tienen buenas notas, pueden ingresar en las mejores universidades y, con el título correcto, probablemente puedan alcanzar casi cualquier empleo que deseen.
Esta es una manera de hacer las cosas en la vida, pero no la única: no todos están destinados a ser cirujanos o científicos. En fin, hay vida luego de la universidad, pero en el momento en que entramos en ella, puede que nuestra rutina sea un poco intensa. No solamente por la presión de estar al día en clase, sino también por las irreales expectativas que muchas veces tienen los padres para con sus hijos.
La mayoría de los padres alientan a sus hijos para que estudien aquello que les apasiona, y se interesan por ese tema para apoyarlos durante las duras épocas de estudio. Este estudiante se esforzó mucho. Pero, cuando llegó el día de su graduación, se molestó porque aparentemente a sus padres no les importó lo suficiente como para asistir.

Un largo camino


De la escuela primaria a la universidad, los jóvenes andamos un largo camino. Muchos empezamos el jardín de infantes con grandes sueños, pero, a medida que nos hacemos más grandes, descubrimos que la realidad nos condiciona de una u otra manera. No todos tendremos la posibilidad de explorar la superficie de Marte, o de correr hacia un edificio en llamas para salvar a una señora mayor y a su gato.

La escuela es dura y hay muchísimas cosas que pueden interponerse en nuestro camino cuando se trata de estudiar al máximo potencial. Es por eso que cuando alguien logra atravesar los escollos y graduarse, la ceremonia de diplomas es algo digno de ser celebrado.

 

ADVERTISEMENT

Siempre estudiando


Jeric Rivas vive en Filipinas y siempre se tomó su educación muy en serio. Desde muy pequeñito, siempre trató de rendir al máximo en la escuela, sobresaliendo por sobre el nivel de sus compañeros debido a sus grandes méritos académicos. Ustedes seguro pensarán que este muchacho era el orgullo del hogar por todos sus logros, pero aparentemente a sus padres no les importaba mucho la tarea del colegio.

A los padres suele importarles especialmente el tiempo que sus hijos pasan en la escuela ya que lo más probable es que éste afecte la manera en que vivirán en el futuro. Los niños deben aprender las cosas básicas como leer y escribir, pero parece que los Rivas están mucho más allá de esos aprendizajes.

ADVERTISEMENT

Una larga historia


Rivas hizo una publicación en las redes sociales respecto de su graduación y de la tristeza que le había generado que sus padres no asistieran. Empezaba su largo texto compartiendo una anécdota del pasado sobre ellos y las decepciones que había sentido.

El joven decía que, estando en la escuela primaria, ganó una medalla de su institución, pero, sin importar a dónde mirara, sus padres no estaban allí. Se suponía que recogiera la medalla como premio por todo el gran trabajo que había realizado, pero el muchacho dijo que estaba muy nervioso de subir al escenario. No quería hacerlo porque sus padres no estaban ahí para felicitarlo por su logro.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

La historia se repite


Unos años más tarde, Jeric recibió una medalla similar, estando ahora en la escuela secundaria. Era el mejor estudiante de la clase ese año y se esperaba que recibiera un premio por su intelecto y buen desempeño escolar. Esta vez, Rivas tuvo que aceptar el galardón de parte de otro compañero, afirmando que sus padres habían tomado una prestada.

Nuevamente, esperaba que ellos se presentaran en la ceremonia y lo vieran recibir la medalla, tal y como ocurría con sus compañeros. Padres e hijos compartían la experiencia de celebrar los logros académicos, pero, para este joven, este era un momento de soledad. ¿Es que a sus padres no les importaba ver que le iba bien?
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Esforzándose para ir a la universidad


Llegó el día en que Jeric terminó la escuela secundaria y buscó ingresar a una universidad para estudiar una carrera. Esto no sería fácil para el joven, ya que sus padres no habían mostrado demasiado interés en sus estudios. Si quería ir a la universidad, debía llegar allí por sus propios medios. Y entonces, se las ingenio y eso fue lo que hizo.

El muchacho trabajó en diversos lugares para poder pagar los créditos universitarios, y se esforzó muchísimo estudiando para aprobar todas las asignaturas necesarias para obtener el tan ansiado título. Parecía que nada podía frenar a este chico, él cumpliría sus sueños, incluso si sus padres no estaban interesados.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Licenciado en Ciencias de la Criminología


Con tanto potencial, Rivas quería ingresar en un campo de estudio que realmente le interesara. Entonces, eligió la Licenciatura en Ciencias de la Criminología. Este no sería un asunto sencillo, y el joven estudiante iba a tener que trabajar duro para graduarse de la universidad.

Afortunadamente para él, ya estaba acostumbrado a esforzarse lo más que podía para alcanzar sus metas. El gran día de la ceremonia de graduación finalmente llegó, él estaba ahí vestido para la ocasión. La pregunta era: ¿y sus padres?
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Verdadero desinterés


Rivas contó que estaba esperando que lo llamaran en la ceremonia, lleno de emociones. Cuando finalmente dijeron su nombre, el joven afirmó que tuvo que caminar nerviosísimo hasta el escenario para recoger su certificado.

Sus padres nuevamente no habían asistido y el muchacho no podía contener su desilusión. ¿Cómo podía ser que justamente ellos no fueran a felicitarlo? Se había esforzado tanto para alcanzar esto… Y todo había sido por su cuenta, sin la ayuda de sus padres.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

El único


Al igual que en el resto de los eventos académicos que lo habían tenido como protagonista, Rivas tuvo que celebrar sus logros sin sus padres. Le costaba sentirse bien, sobre todo cuando veía que sus compañeros disfrutaban del final del recorrido educativo junto a sus progenitores.

Se suponía que este iba a ser uno de los días más felices de su vida, pero no podía evitar sentirse triste. Tenía un gusto agridulce: era el primer día del resto de su vida, pero tenía un aire a desilusión muy familiar.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Más esfuerzos


Rivas continuaba su publicación en las redes sociales diciendo lo difícil que había sido para él encontrar un trabajo luego de su graduación. Acotaba que se sentía como cuando era pequeño y nadie lo quería.

Ahora, el muchacho decidió mudarse de la casa familiar, para encontrar su propia manera de hacer las cosas. Eso quiso decir alejarse de la región en la que creció, pero, en última instancia, el joven comenzó a buscar trabajos internacionales.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Algunos trabajos


Cuando el joven se inscribió en la universidad, no tenía el dinero suficiente para pagar los créditos. Pero consideraba que debía hacerlo, por lo que aceptó cualquier trabajo que se le apareció con ese objetivo en mente.

Algunos de ellos fueron: conserje, asistente escolar en la facultad e incluso trabajó en una cadena de comida rápida por un tiempo. Por supuesto, esto no quitaba su enfoque de los estudios, que mantenía en paralelo. Es realmente impresionante cómo su determinación le ayudó a triunfar.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Entusiasmado por el futuro


En su publicación, el joven admitía que estaba entusiasmado por su ceremonia de graduación. Decía que había visto muchos rostros sonrientes ese día. El próximo capítulo de su vida estaba a punto de comenzar y debía decirle adiós a algunos de sus compañeros, a aquellos que lo habían ayudado a sobrellevar sus duros años de universidad.

A su alrededor había padres y estudiantes, y esto hizo que una pequeña voz en su cabeza lo alentara a pronunciarse al respecto.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Por su cuenta


Jeric admitió sentirse muy triste al ver a sus compañeros graduarse. Sentía cómo le caían las lágrimas mientras que la voz de su cabeza le decía que esas personas estaban celebrando con sus padres, mientras que él no.

Le entristecía no tener padres que se enorgullecieran de él cuando subía al escenario, que lo apoyaran por todo su esfuerzo. Sus progenitores no estaban en ningún lugar visible: aparentemente no era una ocasión tan especial y no merecía su presencia.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Acudiendo a su auxilio


Cuando Rivas tuvo que subir al escenario, estaba absolutamente entristecido y las lágrimas le caían por los ojos. Cuando recogiera el diploma, no podría hacer contacto visual con el rostro de sus padres o parientes para enseñar orgulloso el resultado de tanto esfuerzo. Sin embargo, algunos de sus profesores acudieron al auxilio de su estudiante especial.

Si sus padres no lo acompañaban al escenario, entonces estos docentes con gusto tomarían ese lugar como modo de reemplazarlos.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Un abrazo cariñoso


Subir al escenario fue una lucha para este muchacho, pero, al llegar arriba, divisó el rostro de uno de sus profesores. Aseguró que abrazó a uno de sus docentes en el escenario, sin poder parar de llorar.

Era un momento extremadamente emocionante para el joven, nada haría que no recibiera su título. Había trabajado incansablemente para obtener ese pedazo de papel, no dejaría que su desilusión se interpusiera ahora en el camino, estorbándole este gran momento.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Sin avergonzarse


Rivas estaba llorando delante de sus compañeros y sus familias, pero eso no lo frenaría en el día de su graduación. Valientemente, miró al auditorio lleno de gente, mientras recogía el diploma que le daba su Licenciatura en Ciencias de la Criminología.

El joven dijo que no se sentía avergonzado de llorar en frente de todo el mundo. Después de todo, era un momento muy emotivo y probablemente no sería el único con lágrimas en los ojos. Era un día muy importante para todas las personas de esa ceremonia.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Algunos estaban orgullosos


A pesar de que sus padres no estaban ahí para expresarle su orgullo, sí había personas que estaban emocionadas por los logros de este joven. El muchacho dijo que algunos compañeros le dijeron que estaban orgullosos de él, un hecho que fue visto como el lado positivo de ese día.

Rivas quería agradecerles a todos ellos, que lo habían ayudado ese día al decirle esas palabras de aliento. Al hacer un comentario al respecto, el estudiante mostró su gratitud.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Gracias a sus profesores


No fueron solo sus compañeros los que ayudaron a que Rivas aprobara la universidad, sus profesores también lo apoyaron mucho (especialmente considerando que esto no ocurría con sus padres). El joven les agradeció varias veces a los docentes, que aseguraban haber sido como padres para él.

El muchacho tenía una larga lista de docentes y personal no docente a quienes agradecer. De alguna manera, sentía que no habría podido graduarse de no haber sido por ellos. Incluso destacó a la persona con la que más compartía el horario del almuerzo.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Sin olvidarse de sus amigos


No sólo estaba agradecido con los docentes, sino también con sus amigos cercanos, para quienes dedicó una mención especial. Tal y como cualquier estudiante universitario, Rivas había generado vínculos, probablemente siguiera siendo amigo de estas personas por el resto de su vida.

Los amigos de la facultad te ven en tus peores estados y, si todavía mantienen una amistad después del estrés de vivir y estudiar juntos, entonces ese lazo no se romperá tan fácilmente. El joven quizás no tenía esto planeado, pero parece que encontró muy buenos amigos.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Orgulloso de sí mismo


Sí, los padres de este joven no estaban presentes en su graduación, pero él estaba muy orgulloso de sí mismo. Publicó en las redes sociales que era la primera persona de toda su familia en recibir un título universitario, que había tenido el poder de estudiar.

Realmente significaba mucho para él graduarse de la universidad, todo el trabajo duro finalmente estaba mostrando sus resultados. Ahora era momento de lanzarse al mundo y establecer una vida para sí.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Padres avasallantes


A menudo, el problema de los niños talentosos es que sus padres son un poco avasallantes cuando se trata de alentar las habilidades de sus hijos. Esta actitud puede ser perjudicial para la criatura, dado que se los presiona en demasía desde una temprana edad.

Todos admiramos a nuestros padres cuando somos pequeños, y si ellos demandan mucho de nosotros, eso puede ser un poco estresante. Se debería alentar a los niños a hacer cosas, pero sin presionarlos tanto.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Unas palabras para sus padres


Hacia el final de la publicación de Rivas, él destinaba unas palabras a sus padres. Decía que ahora era su trabajo cuidarse a sí mismo. Ya estaba graduado y eso quería decir que era un adulto que debía tomar el control de su propio destino.

Por las cosas que contaba, nos imaginamos que hacía rato que él había tomado las riendas de su vida, y que había sido precisamente gracias a su determinación que había podido obtener su diploma.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

El final de la carta


El recientemente graduado firmaba la publicación como Jeric R. Rivas, Licenciado en Ciencias de la Criminología. Sus últimas palabras eran: “Orgulloso estudiante trabajador”, y todas las lágrimas gastadas en sus estudios valían la pena.

El joven podía irse de la universidad con la cabeza en alto, sabiendo que había hecho todo lo posible, sin la ayuda de sus padres, para recibirse. Realmente había alcanzado un objetivo grande, sobre todo después de haberse desilusionado tantas veces siendo pequeño.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Volviéndose viral


Por supuesto, historias como esta logran captar la atención muchos y Jeric no era la excepción. La historia se difundió por todo internet. La publicación de Jeric se volvió viral y sigue expandiéndose semanas después.

La gente no puede dejar de hablar del muchacho que nunca se rindió y fue a la universidad por su cuenta, sin el apoyo de sus padres. Todos están orgullosos de él y no pueden esperar a ver qué hace luego.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Mimado con la reacción


Jeric está completamente shockeado por la cantidad de tráfico y rumores que esta historia generó. Se siente mimado con la cantidad de personas que mostraron interés en lo que él tiene para decir.

El joven incluso ha compartido distintas publicaciones de varios sitios de internet o de televisión, agradeciéndoles por compartir su historia e invitarlo. Probablemente nunca hubiese esperado que su publicación de ‘Facebook’ se difundiera tan lejos. Incluso se la tradujo a varios idiomas y se la colocó en diferentes espacios.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Las respuestas de los demás


La gente comenzó a enviar una avalancha de respuestas a la historia de Jeric. Le decían que debía estar orgulloso de sí mismo, sin importar lo enormemente importante que era el hecho de haber alcanzado su objetivo (graduarse de la universidad). Había tantas reacciones positivas que el joven estaba agobiado.

No podía creer que esta simple publicación hubiera alcanzado a tantas personas y que le estuvieran enviando estos mensajes tan lindos y alentadores. Sus padres no habían estado, pero ahora recibía el apoyo que había necesitado, pero de completos extraños.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

¿Dónde estaban sus padres?


Un detalle que Jeric nunca explica es por qué sus padres nunca lo apoyaron durante toda su educación o por qué nunca asistieron a ninguna de sus ceremonias de honor o graduaciones. Quizás, dado que no eligieron escolarizarse, no veían esto como una prioridad y sentían que era perder tiempo y dinero.

De todas formas, el joven es cercano con otros miembros de su familia que sí lo apoyan y que organizaron . un cumpleaños y una fiesta de graduación conjunta para demostrar todo lo que este muchacho les importa.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Cumpleañero


Sí, leyeron bien. La familia de Jeric organizó un cumpleaños y una fiesta de graduación conjunta. Esto probablemente significa que su cumpleaños era en el mismo momento que su graduación. Sus padres probablemente no necesitaran darle un regalo por su cumpleaños número 24, con presentarse en la graduación habría bastado y sobrado.

Después de todo, ese habría sido un regalo sumamente especial para este muchacho. Desafortunadamente, ni siquiera eso pudieron darle como obsequio en ese día tan importante.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Adorados abuelos


Aunque claramente no tenga la mejor o la más cercana relación con sus padres, Jeric parece llevarse muy bien con sus abuelos. Publicó en sus usuarios en las redes sociales una pie de foto muy sentido con una imagen de ellos dos.

La publicación le deseaba a su adorada abuela un feliz Día de la Madre. La gente pensó que era tierno que hiciera eso y deseó que su madre se preocupara lo suficiente por su hijo como para él escribiera un texto así por ella.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Futuro abogado


Bueno, aunque este muchacho tuvo que educarse sin el apoyo de sus padres, eso no significa que se rindiera en ningún momento. Jeric planea continuar su camino y mantenerse fuerte, esperanzado de alcanzar sus sueños y metas, incluso si debe hacerlo solo.

El joven tiene grandes expectativas de convertirse en abogado en un futuro y realmente no nos parece que algo vaya a detenerlo. Continuará trabajando duro con la cabeza en alto por el resto de su vida.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Futuro oficial de policía


Parece que cuando una persona es tan inteligente como Jeric, puede tener el futuro que quiera si tan solo se concentra en ello. Aunque ahora parece que se inclina hacia convertirse en abogado, esta no es la única opción de carrera que este joven consideró.

También estuvo a punto de convertirse en oficial de policía. Sea lo que sea lo que decida hacer, estamos seguros de que será exitoso en ello. El mundo probablemente sea afortunado de tenerlo tanto como abogado como como oficial de policía.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Una inspiración


La gente llamó a Jeric una inspiración. Muchas personas en el mundo nunca llegan a graduarse de la escuela secundaria o de la universidad por su cuenta. Esto a menudo es porque no tienen el correcto sistema de apoyo que los ayude a estudiar.

Este muchacho estaba en esa situación, pero encontró la manera de hacer las cosas, alentando así a todos aquellos que lo siguen. Otras personas también se sintieron identificadas porque sus padres también se habían perdido sus graduaciones. Decían que ahora no se sentían tan solos.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Simple


Jeric se describe a sí mismo como alguien “simple” en sus usuarios de las redes sociales. Aunque no explica exactamente qué significa esto, tenemos la sensación de que en su vida las cosas están lejos de ser sencillas.

Él consiguió algo asombroso y eso no debió de ser fácil. Sobre todo, porque no contaba con el apoyo de sus padres. Y ahora está haciendo las cosas por él mismo, inspirando a otros a seguir su camino.