Soldado visto llorando en el aeropuerto entonces personal va y lo chequea



Soldado visto llorando en el aeropuerto entonces personal va y lo chequea

En lo que parecía un día normal en el aeropuerto internacional de Dallas-Fort Worth, un soldado estaba sentado en el suelo, mirando su teléfono. Este guerrero moderno comenzó a llorar, y el personal del aeropuerto se le acercó para ver qué estaba pasando. De repente, alguien gritó: “No lo dejen abordar el vuelo”.

La Familia Lindsey


Brooks y Haley Lindsey se conocieron en 2015. Fue amor a primera vista, los dos se enamoraron profundamente el uno del otro. Brooks siempre había querido convertirse en un soldado de combate, y con el apoyo de su entonces novia, se alistó para unirse al ejército de los EE.UU.

Después de dos años juntos, la pareja decidió casarse. Querían tener su propia familia, y su amor era tan fuerte como siempre. Fue entonces cuando recibieron buenas noticias.

ADVERTISEMENT

Bendición Inesperada


En el momento de su boda en 2017, Brooks y su nueva esposa Haley no tenían idea de que ya estaba embarazada. No hace falta decir que estaban tan felices y emocionados de traer un bebé a su familia. Brooks le proporcionó todo el apoyo que necesitaba, acompañándola a citas médicas y ecografías.

La emoción continuó creciendo, a medida que pasaba el tiempo y el nacimiento se acercaba. Luego, recibieron la noticia de que iban a tener una niña, los dos estaban sumamente extasiados. Fue un momento mágico en sus dos vidas.

ADVERTISEMENT

Llamada Al Deber


Cualquier soldado le dirá que una de las partes más difíciles de su deber es dejar atrás a familiares y amigos. Y para Brooks, esto no podría ser más cierto, ya que se vio obligado a partir a Fort Bliss, Texas, donde tuvo lugar su entrenamiento. Poco después de eso, se le asignó un despliegue de nueve meses en Kuwait.

Con una novia embarazada en casa, Brooks tuvo que enfrentar la realidad de que él podría no estar presente para el nacimiento de su bebé. Pero hizo lo que tenía que hacer, y comenzó a prepararse para desplegarse.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Era Hora


Todo soldado sabe el significado del sacrificio. Cuando finalmente llegó el día en que Brooks dejó a su esposa, le resultó increíblemente difícil. Por un lado, estaba emocionado de cumplir su sueño de convertirse en un soldado estadounidense.

Pero el precio era bastante alto en ese momento, con todo lo que estaba sucediendo en su vida personal. Antes de su partida, la pareja decidió nombrar a su bebé por nacer Millie. Ambos estaban emocionados por el parto inminente. Brooks se despidió de su esposa embarazada de siete meses y se fue para comenzar su nuevo viaje militar.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Ella Está Brillando


Una cosa que proporcionó un momento más relajado para la pareja, fue el hecho de que el embarazo iba tan bien. Haley estaba muy bien. Ella se sintió genial. Y el único motivo de preocupación era la presión arterial ligeramente alta.

Pero eso no le quitaría la emoción que rodeaba su embarazo. Brooks y el resto de la familia Lindsey esperaban ansiosamente la llegada de Millie al mundo. Con la fecha de nacimiento acercándose rápidamente, Haley todavía tenía la esperanza de que Brooks pudiera unirse a ella para el nacimiento. De todos modos, los dos estaban extremadamente emocionados por el futuro de su creciente familia.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Planificando La Llamada


Haley y Brooks eran conscientes de los desafíos de volver a casa para el nacimiento de Millie. Después de todo, no fueron la primera pareja en estar en esta situación. Y muchos de los hombres no obtienen la aprobación para dejar su puesto, para unirse a la experiencia del parto en casa.

La Cruz Roja solo aprueba esto en situaciones particulares cuando la mujer embarazada está en peligro. Entonces Haley planeó sus palabras con anticipación, antes de hacer esa llamada.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

No Volver A Casa


Como los soldados no pueden volver a casa a menos que la mujer esté en dificultades, es una oportunidad disfrazada. Claro, les encantaría estar allí con la madre de su hijo, pero también deberían sentirse bendecidos de que todo está en orden con el embarazo.

Como Haley solo tenía presión arterial levemente alta, parecía que Brooks no volvería a casa después de todo. Pero cuando Haley apareció para lo que parecía ser un chequeo de rutina, todo cambió en un instante.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Cambio De Planes


En la cita con el médico, la presión arterial de Haley estaba sorprendentemente fuera de los gráficos. Al médico le preocupaba que pudiera haber una complicación con la bebé Millie. Le hizo un análisis de sangre completo a Haley y la envió a su casa a esperar los resultados.

En medio de los problemas de salud, Haley también se dio cuenta de que podía usar el apoyo de su esposo, y tal vez ahora aprobarían su regreso. Y luego recibió una llamada telefónica emocionante.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

¿Quien estaba en la linea?


Haley respondió rápidamente el teléfono mientras anticipaba los resultados del médico. El médico le notificó que su presión arterial alta estaba afectando sus órganos internos. Además, la situación eventualmente también podría afectar la salud del bebé.

Como resultado, el médico le dijo que no podían correr ningún riesgo para la salud de Haley y su bebé y que se vieron obligados a tomar medidas de inmediato.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Inducir El Parto


El médico decidió que no podían correr ningún riesgo y que tenían que inducir el parto. Le dijeron a Haley que llegara al hospital dentro de una hora. Por supuesto, estaba un poco sorprendida de escuchar las noticias, y sintió la necesidad de informar a Brooks de la situación antes de irse.

Entonces ella lo llamó y Brooks estaba emocionado. Se dio cuenta de que ahora podía tener la oportunidad de estar allí con ella para el nacimiento de su primogénito.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Obteniendo Aprobación


Brooks estaba lidiando con una mezcla de emociones. Le pidió a Haley que informara a la Cruz Roja sobre su condición para que se aprobara su salida. Le dijeron a Haley que confirmara a su médico, lo que hizo tan pronto como llegó al hospital.

Ahora que se le permitió unirse a su familia, Brooks tuvo que lidiar con la incertidumbre sobre la salud de su esposa y su hija. No sabía qué esperar de los próximos días.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Llegando A Casa


La buena noticia es que Brooks todavía estaba en Texas, y sabía que necesitaba tomar el primer vuelo posible. Cuando llegó al aeropuerto de El Paso, descubrió que necesitaría una escala en Dallas y que todos los vuelos estaban llenos.

Se vio obligado a esperar el próximo viaje disponible al día siguiente a las 10:00 a.m. Sintiéndose impotente, todo lo que pudo hacer fue sentarse y esperar para volver a casa con su esposa.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Mejor Que Nada


Cuando Haley escuchó que Brooks no podía tomar el vuelo, se sintió decepcionada. Se dio cuenta de que probablemente se perdería el nacimiento en sí. Pero como lo aprobaron cuatro días completos fuera de entrenamiento, ella todavía estaba feliz de que él volviera a casa y de que él estaría allí con ella en los primeros días de la vida de su hija.

Claro, no era exactamente lo que esperaba, pero aun así era mucho mejor que nada.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Largo camino desde casa


En este punto, Haley rompió aguas, y la inducción al parto estaba progresando. Mientras tanto, Brooks todavía estaba atrapado en El Paso. Pasó la seguridad y llegó a tiempo para su vuelo. Después de abordar, finalmente sintió que se dirigía a su esposa, pero todavía estaba muy lejos de casa.

La sensación de impotencia solo creció, ya que el nacimiento de su hija se acercaba.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Varado en Dallas


Brooks llegó a Dallas, listo para abordar su vuelo de regreso a casa. Pero se presentó otro obstáculo. Su vuelo se retrasó dos horas, dejando pocas esperanzas de llegar a tiempo para el nacimiento.

Mientras tanto, en casa, el médico le dijo a Haley que el parto era inminente. Comprensiblemente sintiéndose desconsolada y sola, la madre de Brooks, Theresa, tuvo la idea de ayudar a su hijo a ser parte de la experiencia.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Face Time


Cuando la familia se dio cuenta de que Brooks no podría llegar a tiempo, Teresa decidió sacar su teléfono y comenzar a grabar una transmisión en vivo del nacimiento. Brooks, que todavía estaba sentado en el aeropuerto de Dallas, ahora pudo presenciar el nacimiento de su hija.

Si bien le hubiera encantado estar allí con su esposa, apoyarla y ver al bebé en persona, esta fue la mejor opción.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Hora De Abordar


Con el teléfono frente a él, Brooks inmediatamente comenzó a ofrecer su apoyo a su esposa. Él la animó mientras ella progresaba en el parto, contándole continuamente lo bien que lo estaba haciendo.

A medida que pasaba el tiempo, se convirtió en hora de abordar su vuelo. Pero Brooks estaba pegado a la pantalla de su teléfono. De repente, comenzó a llorar cuando estaba tan abrumado por la emoción. Fue entonces cuando la seguridad del aeropuerto se le acercó.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

No Lo Dejen Abordar


Brooks había pasado por alto el hecho de que estaban llamando a los pasajeros para abordar el avión. La seguridad del aeropuerto lo instó a abordar, y finalmente aceptó justo cuando ella comenzaba a dilatar. A medida que se corrió la voz, otros pasajeros intentaron retrasar el vuelo, para asegurarse de que Brooks pudiera presenciar el nacimiento, incluso pidiéndole a la tripulación de vuelo que cumpliera con sus solicitudes.

Finalmente, el doctor gritó: “¡No lo dejen abordar el vuelo! ¡Ella está aquí! ¡Ella está aquí!”
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Bendicion Disfrazada


Cuando el bebé Millie finalmente llegó al mundo, ya había una multitud rodeando a Brooks. Todos se regocijaron en ese hermoso momento cuando la escucharon llorar por primera vez. Debe haber sido un momento increíblemente especial para ver a todos estos extraños tan felices por Brooks.

Lo que inicialmente parecía un obstáculo resultó en que él pudiera presenciar el nacimiento de su bebé.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Haley y Millie Están Muy Bien


Como cualquier otro nacimiento, lo más importante es la salud del bebé y la madre. Tanto Haley como la bebé Millie se sintieron muy bien, ya que la presión arterial de Haley comenzó a estabilizarse rápidamente después del parto. Al nacer, Millie pesaba unas saludables 7 libras y 6 onzas.

Y saber que Brooks estaba en camino hizo que todo fuera mucho mejor. La forma en que se desarrolló esta historia es solo una prueba más de que todo sucede por una razón.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Brooks finalmente lo logra


No hace falta decir que el momento en que Brooks finalmente llegó al hospital fue increíblemente especial. Pidió a todos en la sala que se fueran para poder tener su momento especial con su familia. Finalmente conoció a su nueva hija Millie.

Mientras la sostenía en sus brazos, dijo: “Ella es perfecta”. Sabiendo que solo tenía cuatro días para estar allí, Brooks se adaptó rápidamente a la vida de papá, mientras se despertaba en medio de la noche, cambiaba los pañales y la sostenía por el mayor tiempo que pudo.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

El Deber Llama


Ser soldado no es una tarea simple. Nos protegen a todos a diario, a menudo haciendo sacrificios que la mayoría de nosotros no podía imaginar. Después de que los cuatro días llegaron a su fin, Brooks se despidió de su familia y regresó a Texas para reanudar su entrenamiento.

Y tan doloroso como debe haber sido separarse en ese momento, sabía que tenía que perseguir sus objetivos de ser el mejor soldado que podía ser.
ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

Servicio De Hombres Y Mujeres


Cuando la gente piensa en nuestras tropas, inmediatamente sienten orgullo y respeto. Estos son los hombres y mujeres sin los cuales este país no existiría. Más allá del riesgo de estar en territorio hostil, se ven obligados a lidiar con las dificultades de estar lejos de sus seres queridos.

Brooks Lindsey es el ejemplo perfecto de lo que significa ser un soldado. Un hombre está dispuesto a hacer sacrificios por el bien de su familia y su país.